VILLA NOTAS

EDITORIAL ASI VIVE MI INSTITUCION LOS JOVENES ESCRIBEN INFORMATICA PARA INTEGRAR EL PERIODICO ESCOLAR CONCURSO

EL NIÑO EXTRATERRESTRE QUE NO CONOCÍA EL AMOR…

Este era un niño llamado Tux vivía en un planeta llamado Saturno, era un niño como todos los de allí, triste que sólo conocía de máquinas. De aspecto debilucho, cabeza grande y ojos saltones.

Un día cansado de la rutina, decide explorar otros mundos y llega a Marte donde sólo encuentra soledad, todo árido, al igual que en Neptuno y por un instante pensó:

- ¿Será que no hay otros seres en otros planetas? Por último decidió explorar la tierra sorprendido quedó al ver tantos seres vivos, aunque muy diferentes a él, supo que ahí sería llamado extraterrestre por ser de otro planeta y tomó forma humana para poder disfrutar de tanta agua, montañas y cosas maravillosas que jamás había visto pero sobre todo conocer esos seres raros que aquí habitaban, supo que tenían una Mamá, un Papá y hermanos que llamaban familia y que servían para ayudarsen y protegersen. La Mamá  abrazaba, besaba y consolaba a sus hijos cuando lo necesitaban, porque tenían en sus llamados corazones “amor”; que el padre jugaba de una manera no tan tierna cómo la mamá pero daba también un verdadero amor, que a pesar de ser un planeta atrasado, resolvían sus problemas y sostenían que eran felices, a lo contrario de su planeta donde no tenían ese sentimiento sólo eran entrenados para algún día combatir a estos seres maravillosos, que él hoy estaba conociendo. Por un instante quiso quedarse en este planeta y seguir sintiendo y disfrutando tantas cosas lindas, pero luego dijo: regresaré a mi planeta a compartir, a que nuestro corazón viva cómo el mío ahora siento amor y así mi madre pueda abrasarme, besarme y consolarme cuando me sienta triste, por primera vez sus ojos lloraron pensando en que con sólo una mirada de cariño se podría sentir lo llamado felicidad; jamás pensó que este planeta sin tecnología cómo el suyo le enseñaría que existen sentimientos buenos y regresó feliz a enseñarle a su mamá todo la ternura de los niños y que con amor llegarían a ser adultos del bien y ya no serían llamados extraterrestres sino hermanos….  

Daniela Escobar Arango 6-1